lunes, 5 de agosto de 2013

CUANDO LA MALDAD HABLA

(Escrito aproximadamente en abril del 2013)

 Cuando la maldad habla, el malvado puede aprovecharla para hacerla costumbre. Pero solo la bondad del prójimo no sirve -más bien tendrás que alejarte hasta que haya medios para acabar de raíz con ésta-... uno puede estar pagando religiosamente una pequeña maldad toda su vida. El arrepentimiento puede servir -puede ser el primer paso-, pero la culpa nos enmaraña -a aquellos que cometimos "pequeñas" maldades, no nos dejará ser los héroes que sin duda necesita la sociedad para salir de la ciénaga de miles de años de opresión patriarcal y de clase -desgraciadamente, algunas mujeres se pueden incluir en los arquetipos que siguen, no así "pequeños delincuentes", "mujeres de alterne", "mendigos", así como tú o yo-. Qué decir que la Iglesia se aprovecha y, tristemente, se aprovechará de este asunto para empantanarnos más con su "infinito perdón" que nos mantiene ligados a ideologías de mogigatería y ultraterrenalismo; y su "otro perdón" hacia los mayores criminales que han plagado la historia de la humanidad. Aquí se dan algunos arquetipos de gente cenagosa

EL COMERCIANTE Y CONSUMIDOR DE SEXO


Te buscaré eventualmente, yo, diestro en el luciferino arte de conquistar para una noche a una mujer desnuda de vicios o a un hombre de quien burlarme, pues el número lo indica... y tengo derecho a maltratar lo más alto. Lucifer no miente cuando está en mí, yo, tieso como una estatua, ante la falsa complacencia de una conquista. Si hay dinero, billetes calzarán tetas y seré la risa del chulo y el camarero, cuando monte otro espectáculo en el burdel. Sí: compraré los servicios de esas imponentes muchachas y ensuciaré su flor con la amarga sonrisa que adopté del Maligno (así retuerzo yo mi propia maldad). ¿Con violencia? ¡No lo desearía!, pero si aún el dinero no vale o un físico curtido de cualquier narcótico, ¿por qué no? ¿no lo hacen Presidentes del Gobierno, Papas, Grandes Generales? ¡a ellos les sobra la fama, ya lo sé! Bastaría con cogerles a todos del cuello y hacer que se revuelquen para mí por un secreto, por el silencio, pálido, en que los ojos se fijan...


EL AMASADOR DE BILLETES

Hoy quemaré un billete y tiraré las colillas de mi puro al whiskey. Tal y como me lo ordenó mi padre, que en paz descanse. El resto lo reinvertiré, lo ahorraré o lo gastaré con algún fetiche... como todo se puede comprar o como todo tiene algo que ver con el dinero; yo, un sabio ya con experiencia en la utilización de grandes sumas me divierto en los grandes clubs de striptees. Bebo algo y toco otro poco. Eso sólo me basta. Vuelvo borracho en mi fascinante vehículo a toda velocidad. La velocidad me excita. Espero no encontrarme de vuelta ningún incauto caminante...


EL TORTURADOR

En mi hoja de servicios figura: no tengo escrúpulos, cobro sin queja lo asignado, tres años de experiencia militar, etc. Soy el bobo que se pregunta cuando se evade si será un mandado o no, sin hacer nada por negarse a una orden o siquiera preguntar. Soy muy bobo: a veces he arremetido contra personas totalmente inocentes en horas de "descanso". Por supuesto, no me lo han pagado. Siempre seré un bobo, un muy jodido bobo sin vida matrimonial, vergüenza de unos hijos que no tiene. Soy como un dictador, pero muy bobo. No sé qué más decir excepto que me trato bien a mí mismo. Si me tratan de estúpido para arriba verán con la velocidad del rayo cuán bien hago mi trabajo, pese a ser un bobo.


EL POLÍTICO CORRUPTO

Ya sabe, no me importaría estar en otro partido político si así puedo robar más o promocionarme mejor. Creo que soy del todo sincero cuando digo que a veces no actúo: simplemente no digo toda la verdad y callo la mitad. Me dicen todos esos rojos que soy corrupto, me salto mi propia legalidad, engaño, digo cosas sin importancia. No perciben todavía que estamos en el gobierno porque hemos ganado en las hurnas y que, si quisieramos, lo estaríamos sin necesidad de ellas.


EL MAFIOSO

Yo gané toda esta fortuna con mi trabajo. Claro que ajusté cuentas, compré a políticos de uno u otro signo. No toleré las divisiones entre los míos. Di muchos avisos... ¿no cree que eso me hace mucho más humano? No soy un lobo para el hombre... ¡el hombre fue un lobo para mí! Yo simplemente me abrí paso para sobrevivir. Fui haciéndome con el mercado, usted me entiende... puse aquí y allá mi sede... ¡fruto de mi trabajo! Y ustedes quieren arrebatarme a mí y a mis hijos la labor de toda una vida. Estaremos en guerra con ustedes: no somos pequeños delincuentes...


EL INTELECTUAL REACCIONARIO

Quise publicar en aquella antología pero no me llamaron. Fui a la Universidad con mi coche de estreno. Calé al marxismo y me apasionó la muerte de las ideologías. Soy decididamente pos-moderno... ¡y tradicional! El día del libro les recomiendo a mis alumnos que compren lo último que he editado. Me llevo de fenómeno con rectores y decanos puesto que, cuando no hay tertulia en la tele, ellos me pagan alguna que otra conferencia. O séa, vivo del cuento, literalmente... ¡otras veces simplemente me tumbo en mi cama! y pienso que por fin se sabe el sexo de esos angelitos que rebolotean a mi alrededor. Y cuando me hastío de mi sabiduría, oigo que la OTAN lo tiene todo bajo control, y me quedo más tranquilo. ¿No querrán que les cuente el temario de mis clases, no?


EL PERIODISTA DE AGENCIA

No sé quién me ha mandado esta noticia. Pero no tengo tiempo para comprobar que sea verídica y la mando al periodico. De todas formas, existen los medios de información de otras agencias que sí lo harán bien. ¿O me estoy justificando demasiado?


EL FAMOSO ENGREIDO

Umm, hoy salgo en todos los periodicos de la prensa rosa y parte del extrangero. Podría ser rey, pero es mejor: vivo como un rey, y alimento con conciencia o sin ella los sueños más necios del pueblo. Si algún paparazzi me intimida saco el rifle y lo disuado de sacarme una foto poco favorable... si finalmente se publica, me aprovecho del morbo... ¡de la foto y del rifle! ¡que me inviten a un programa, me lo trabajaré!... que vida tan feliz con tan poco esfuerzo.


EL MANDAMÁS FRUSTRADO

En primer lugar, no he sido frustrado, sino que sigo buscando mi lugar en el gran panteón de los líderes... dicen que soy demasiado duro porque castigo ¡y! entorpezco la felicidad. No saben que les estoy preparando para la vida. El mundo es cruel y ellos lo ignoran: yo se lo recuerdo, se lo enseño. Si no me siguen, me seguirán. Es cuestión de paciencia, y de rodearse de gente inteligente que te dé consejos para saber manejar a todos esos tontos que necesitan a su pastor... ¡por supuesto que yo necesito a mi pastor! Lo vi en Napoleón y en tantos otros...


EL OPORTUNISTA O MEZQUINO PROFESIONAL

¿Puedo guardar silencio? Creo que tengo derecho a no hablar y a ocultar todo lo que hice contra la honestidad y la honradez: ¡signos de debilidad! Así no funciona el mundo. Si quieres algo de tu verdad en este mundo ¡hazte eremita junto a las costas solitarias! Empápate de humedad junto a las rocas: eso es real y nada más. ¿No quería la verdad? ¡Pues ahí la tiene!: cruda. Muérdala si quiere...


EL EDUCADOR OPRESIVO

Soy padre-madre, maestro. Lo que digo es verdad irrefutable y se lleva a cabo, con regla en mano. Te mido con ella el castigo. Te golpeo igualmente con palabras la cabecita para que aprendas. Insisto, hasta que tengas claro que no tienes cuerpo ni alma. Eres como yo: una nulidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario