sábado, 17 de agosto de 2013

ANTOJO CON LAS MISMAS OBSESIONES


LO INSULTANTE SE ACABA ENTENDIENDO
al final lo cursi cala amando con lágrimas
lo intelectual sobre pelos piel...

Todas las figuras, el estilo, las influencias
e incluso las repercusiones no se miden/
medirán con calculadora: echo aquí los dados
apostando a nada.

Aquí quedo enmarchit@, podrido estercolado...
                            ¡reluciente!
Aquí se concreta nuestra amargura que loco pisara
         Aquí la manga de Ché y de Cuba
¿Aquí?
Allí donde se piense con arrojo
donde el monte tu nariz transpire
poema digan
                                   ¿dónde?
En este espacio laberíntico desquiciado
¡sin salir de "tu" casa!
 (para los camaradas de Chile, patria insurrecta)

...quebranto largo en que apuñalamos a Lyly:
imágenes vencer debemos con




NIÑO, TE VEO PASEAR POR MIS OREJAS
débiles de pensamientos
te veo libre en un grito
que sólo a los ángeles concierne.
Eres mi escalera al cielo en fuego de caricia,
borracho de lentitudes/latitudes
en las palabras de tus cuentos.

Abres tu boca ancha como mis ojos
y esperas que aupe tu llanto
en revoluciones de luz
           cosmos de olivos
         desierta tu voz como si yo
no llorara bajo la hoja
         indescifrable de los cambios
apuntando soledades en alto para cantar
         luego, cuando vuelves a mis orejas
adentro del éter, cual manto
          que cubriera todos los juegos
todos los ruegos y a tu sola voz yo implorara
          fin: odio al mundo que se te ausenta
y no es posible... ¿entonces? Comienzo:
          agarro cualquier yerbajo
rechazando hastíos y pregunto insomne
          si habrá destino más allá del alma
más acá de un cigarro que te parpadeas
          sí: yo un foquito para tu luz que estalla
como ángel en bondades firmes
           una higuera para lágrima y barriguita
para vencer de ebrio que estoy o decirte
           cuerdamente que te sueño
te sigo la sombra más saciada del hambre
            te busco la cosquilla
por los espíritus que me agarran
            y me sostienen las piernas.

Niño herradura mía
                          de suerte
                                          escalerita
                                                           de subir
palmo a palmo
                         a cielo
                                     feliz, deseado



ESTOY EN TU ESTELA
             herido de antiguallas
entre periodicos viejos
             y besos de montaña
en el fuego nos encontraremos
             como nidos de revoluciones
obreras
             que quieren vislumbrar el reloj
y el tic-tac de mañana.
             Saldrá el sol tras la sombra de mi gente
no habrá pesimismo al que agarrarse
             y si algo te decepcionara
piensa en el deseo que perpetua el cambio
            persigo tu luz y bailo tras ella
para encontrarme al fin
            y buscarte tembloroso en un camino
de adoquines separados
            (piel que te contiene en tus pasos)

ay, crepúsculos de lo imposible
            que angustiais a los amigos
menos ferreos de la audacia.
            ¡Fusiles ya! -en este poema se requiere tu compromiso-
fusiles para las caricias de palabra y mano
            organizando el porvenir.
Sigue en mí
                    compañer@
                                         la pelea
por el triunfo acuciante
                                        de la esperanza
que hoy vuelca junto a ti
                                         sin mí en el tacto
conmigo en la mirada.
                Estoy en tu luz apagando alboradas
para que no piense el sádico
        nueva víctima de luto... sabes?
                 El amor es un derecho y un deber
que se obceca en las madrugadas enfermas y delatadas

no quiero pasar más días seduciendo al azar
         pero viene un padre a pagar por las generaciones
                                           amargadas
         y luz no sólo es posible
sino pan de tus ojos y necesaria piel amada



CÓMO TENGO QUE GRITARLO
              que ser hombre es unirse
a la bandera de tu corazón
              que escupo como escribo
lanzando fraseología temperada
              en el llanto violento
de la insurrección
              que contigo me elevo
lejos del caudillaje
               y la generalísima estupidez
que ha de acabar.
               con nosotros
vivos con nosotros
               saliva para girarlos
focos de monte-ciudad
               detener el golpe bárbaro
a la alegría del árbol
               (debe ser el sindescanso
del mundo en escalera continua
               hacia la victoria...

No hay comentarios:

Publicar un comentario