martes, 25 de diciembre de 2012

ASÍ PARA QUE MUERDAS

el asco tembloroso
donde no cupo el whiskey
sino tu amor de víscera
intacta, volcada, vaciada
tras el éter espantoso
en que caían las voces
más desesperadas
solitarias en la noche,
su noche tiritando
colgaba de su boca
asfalto disecado, desecado...
para que muerdas y tiembles
de fruta marginal-sin luz
que pueda encontrar
rumbo a lo brotado.

¡Náusea!:
donde nada resume
y se extiende el silencio.
¿Y no perdura "ese" pasito
lento de estiércol y hierba
tras el óxido áspero
que no arrastró la lluvia?
Pero nada se oye
sino termina de sonar
y esperas quizás algo
de (la) nieve, el mar
y nada se oye... lo que era
antes vuelo ahora no ve
¿liberas? pero no corres
¿sufres? no sabes qué más
¿hablar? si tras las cañadas
el miedo
         surge
             arrastra
                   sucumbe
                         o grabita
¿Entonces no gritar
                  no llorar
                  no buscar tu abrazo hermano...?                 

sábado, 22 de diciembre de 2012

PROTEGER A LA POESÍA

Debemos protegernos del nazifascismo
pero debemos proteger también a la poesía
de la vulgaridad



La vulgaridad es un libro cerrado, un rito pesado,
un repetitivo aviso de la decadencia y el antigozo.
Su contrario no es el dandynismo ni el comunismo.
Sino la singularidad, la originalidad, la autenticidad
y la genuinidad

DE QUÉ VALE ESCRIBIR



POSIBLE TÍTULO: “ASÍ NO NOS ENRIQUECEMOS, NI MUTUAMENTE, NI POR SEPARADO”

De qué vale escribir
Se habrá preguntado
Todo escritor,
Cuando no hay necesidad de ello.
Puede ser tu profesión
Y puede que no tengas
Nada interesante que decir.
Eso es un problema,
Que por suerte no sufren todos
(yo no soy escritor de profesión)
¿Pero y el de un analfabeto,
Suponiendo que lo tenga
O en todo caso un pobre
Que no tiene tiempo para leer
Y, por lo tanto, no ser libre.
También es malo leer algo que no quieres leer
Y que todo lo que leas te guste
Sin el menor estremecimiento
De tus convicciones:
Así el mundo no avanza,
Suponiendo que las convicciones
De la gente hagan avanzar al mundo…
Ser pobre es un problema
Y ser pobre y escritor
Es un doble problema
u “otro problema”, según se vea:
El pobre “sin pluma y papel”
Está más indefenso
Y el pobre y escritor
Tendrá que apañárselas como pueda
Para sacar a la luz sus escritos, sin caer en una pobreza aún mayor
O para tener tiempo a sentarse a la mesa
o para no perder esa chispa
Que le invitó a comenzar esa tarea.
Claro que tiene que haber algo
Que invite a escribir
Si no, nadie se interesará por lo que escribes
(al menos que tus textos sean de una obligada lectura para algún “semi-desgraciado”).
Lo que me invita ahora a escribir
Es nada más y nada menos
Que salir del atolladero de “no saber cómo decir todo aquello que quiero decir”:
Empezar hablando de la propia escritura es una buena manera, según dicen.
Ocurre que yo me preocupo por el mundo,
O –tratando de saltar por encima de una “subjetividad que no me gusta nada”- al menos,
UN mundo en que las desigualdades en cuanto a la adquisición de alimentos, casa, trabajo y otras “cosas” –llámesele también DERECHOS- muy básicas es vergonzoso.
Esto ha sido muy tratado en la literatura, sea de tipo novelístico como sociológico.
También, pero en menor medida,
En la poesía.
Me refiero a literatura de calidad.
Obras que siempre, al leerlas, nos aportan nuevas perspectivas
Y ámbitos de actuación artísticos y sociales.
Es notable que NUNCA los clásicos,
Pese a influir también notablemente
Hayan sido leídos “en masa” salvo algunas excepciones como El Quijote o El Señor de los Anillos
-realmente conocemos sólo tres o cuatro versos de Neruda, igualmente con frases de Marx o Nietzsche; cuando digo “conocemos”, igual exagero: quiero decir “nos suenan”;
La Biblia es muy mal conocida incluso por los judeo-cristianos-.
Y es comprensible, normalmente,
Lo que se lee con gusto es lo que se comprende… o lo que nos sugiere
-el qué nos sugiere es o puede ser muy variopinto, pero puede asemejarse al comprender en cuanto intuimos que detrás de algo dicho hay unas resonancias bien concretas aunque no sepamos situarlas exactamente-.
En realidad “leer con gusto” parece un privilegio.
Quizás se deba decir mejor “leer con interés”.
Si se lee con interés las obras prosísticas de Nietzsche, quizás se pueda leer con gusto –o un gusto mucho mayor- Los ditirambos dionisíacos (colección de poemas)
¡y viceversa!
Es verdad: ¡leer con gusto!
Olvidaba la disciplina de los centros educativos (y la disciplina que a veces yo también me he autoimpuesto…).
Cuando uno quiere hacer balance,
Sobre lo que implica el sistema educativo en nuestra actitud frente a la lectura, en cómo seleccionamos esto y aquello, nos dejamos guiar por consejos, asumimos acríticamente que hay que comenzar… ¡y terminar! Unas lecturas (además de emprender otras para las que no tenemos formación científica y/o no estamos preparados anímicamente);
Uno no sabe qué decir…
¡bueno! ¡no somos analfabetos!:
Bien, esto nos permitiría tener un “mínimo alcance” a lecturas con las que “apañarnos” día a día…
Pero uno se pregunta si ese “apañarse” no es un “malacostumbrarse” a que nos den cocinadas las noticias que aparentemente todos podemos entender… ¡si eres de derechas tienes unos medios y si eres de izquierdas tienes otros!
¡¿cuál es el problema?! El problema viene a la hora de interpretar unos hechos que de por sí nos vienen muy sesgados.
Una pregunta: ¿alguien puede afirmar que el periodismo es ciencia habiendo unos “señores de derecha” y “unos señores de izquierdas” dando versiones tan distintas de unos mismos hechos?
Quiero aclararlo: yo soy de izquierdas, o más bien de izquierdas:
Pero no me considero para nada ni de la socialdemocracia que claudicó hace ya tiempo, ni de un reformismo que no soluciona nada, ni, por supuesto de una derecha que toma unas formas +o- fascistoides según les convenga.
Está la libertad de expresión –había un humorista que decía “sí, hasta que haces uso de ella”-. ¿Pero se debe olvidar que “esa libertad de expresión” se usa, se administra o se ejecuta para unos mismos planes dentro de las propiedades/posesiones de los medios de información (o desinformación, según se dice ahora)
En unas pocas manos?
-Discúlpenme, he alargado un poco la pregunta-.
Yo voy a ser honrado, estoy implicado en política, con lo cual –ya lo digo: voy a ser honrado- todo lo que diga va sonar maquiavélico y podrá ser utilizado en mi contra J.
¿Se trata entonces de leer?
¿de escribir?
¿de periodismo?
¿de política?
Yo creo que se trata de ser libres.
Entonces se trata de leer
De escribir
¿de hacer periodismo?
¿de hacer política?
Quizás sí se trate de hacer cierto periodismo y cierta política…

¡¿Pero se trata de leer y de escribir tan siquiera?!
Y si esta imagen no nos remitiera a aburridas clases de
Y a ejercicios de
Y a papeleo de…
Parece que la tecnología progresa a un ritmo “espantoso”
Y todavía no hemos logrado
Facilitar y hacer mejor todo lo que pasa por leer y escribir
Entonces, facilitar y hacer mejor es “ser libres”,
Bueno, mundo complejo, dime tú a mí si ciertas cosas no cuestan esfuerzo…
…todo lo que pasa por leer y escribir “bien”, qué sé yo, quizás no con tanto énfasis en la caligrafía o la ortografía J, sino con otros “criterios”…
¡¿pero qué es leer “bien”?!
Quizás aquí valdría más decir QUE NO ES leer bien: por ejemplo
Decir que el autor de este texto ha llevado el máximo cuidado con las faltas, con la expresión formal…
¿leer bien no es ser otro?
¿leer bien no es ser uno mismo?
-cómo explico yo esta paradoja, sin que parezca demasiado evidente y sin aburrir también demasiado… ¡pues mejor no la explico y así puedo decir a “ese mundo tan complejo” lo fácil que me fue salir de ese atolladero: yo soy yo y tú eres tú, y hay una diferencia muy grande: tú sólo te ves a ti mientras lees…!
Y alguien respondió que él/ella leía para no verse a sí mismo/a
Pero eso no explicaba del todo la parábola: eso implicaba una actitud elemental, un escapismo en este caso, una condición de su proceder en la lectura:
Probablemente más que querer, necesitamos vernos reconocidos de algún modo y también esconder, a través de las cualidades de unos personajes lo que no somos, lo que nos gustaría ser.
Es loable, pero no se puede/debe vivir de ello, así, mecánicamente y/o sin conocimiento
Saber leer es vencer algo más que la pereza: nuestro narcisismo quizás se verá muy dañado o no obtendremos respuestas a las primeras de cambio,
Pero sabremos avanzar si vemos en lo que leemos algo de la realidad y, además, algo que podemos lograr o emular…
Quizás haya quien tenga unos propósitos más “modestos”. Yo no sé. Pero hay literatura que con una sola ojeada ya me cansa: no me dice prácticamente nada, a veces sólo “buenos propósitos”.
No hay que confundir: hablo de literatura publicable. Yo nunca diría que una poesía escrita desde la sinceridad, o sin imposturas, a alguien cercano “no tiene calidad”. Estaría faltando a la verdad. Otra cosa es que merezca ser publicada o según en qué medios.
También hay que decirlo: hay autores que por su importancia histórica se merecerían tener publicada toda la obra y no es así.
Pero quizás aquí ya hemos saltado “de un plumazo” al saber escribir, y esto, lo repitan hasta la saciedad como si lo callan, requiere leer y leer, variado y bueno.
Uno nunca podrá decir que sabe manejar todos los recursos a la perfección, o yo, al menos, no conozco a nadie que haya hecho la “obra definitiva” en ningún género literario, incluyendo la(s) ciencia(s).
Y esto manteniendo un nivel a lo largo de años.
U, otra vez, yo estoy apuntando muy alto y quizás de lo que se trata es de saber redactar bien, es decir, de tener un nivel medio de secundaria…

¡¿qué tiene que ver, entonces, el saber leer y escribir con el poder adquisitivo de que hemos hablado antes?! ¡¿qué tiene que ver con este mundo “tan mal repartido”?!
Bueno, “tradicionalmente” –esto es, cuando los avatares en las luchas sociales/clasistas lo permitió- se ha podido equiparar a mejores puestos en la administración o en las fábricas, o así ha quedado grabado en muchos sectores de la población. Así nos lo han contado padres y abuelos.
“Saber” leer y escribir, manejarse con conocimientos básicos era en principio una reivindicación de la clase trabajadora y el pueblo entero, en la lucha por su emancipación.
Cómo haya podido “adulterarse” y “manejarse” esa reivindicación es algo que aún lamentan muchos luchadores (desde las Casas del Pueblo y los Ateneos Libertarios se hicieron verdaderos esfuerzos, muchos de ellos fructificaron).
La emancipación de todas las clases desposeídas a través, no sólo de la lectura, creo que está claro, es algo por realizar, al menos en nuestro territorio –el Estado español- y desde aquí, que para esto sí es modesto lo que escribo, va a ser imposible nada que no fueran recomendaciones… ¡que de todas formas serían evidentes!

domingo, 16 de diciembre de 2012

SOBRE EL DUDAR


acerca del caos, confusión y la guerra (principalmente)

Los animales no dudan, como mucho observan vacilantes a la espera...

nada en su apariencia exterior hace suponer que su pensamiento (o proceder mental) no responda únicamente a estímulos externos
dudar es una forma primaria (o una parte) de la introspección que necesariamente todo ser humano a realizado más de una vez (y más de dos...) en su vida
dudar es humano de tal forma que sólo es humano quien duda:
dudo, luego pienso como humano:
razonando:
pienso razonando con emociones (y sentimientos y pasiones...), con contenidos racionales e irracionales [¿la forma puede ser racional o irracional? Mas bien "arracional", ¿no?]

[¿pero qué es racional y qué es irracional? Creo que se podría dar carpetazo a este asunto diciendo que lo racional y lo irracional forman parte de la superestructura social tal y como la define el materialismo histórico: el acto político, tanto como la ideología en todas sus manifestaciones: comportamiento, actitud, ética, moral, ideas-representaciones. Todas estas categorías, en su manifestación real y concreta serían racionales si aportan algo a la superación de la injusticia, así como a su mantenimiento -el de la justicia-. Irracional sería todo lo que nos hundiría más en la mierda, tal vez la pulsión de muerte sea casi un sinónimo de lo irracional, sólo que lo irracional está más ligado a ciertas filosofías y a la religión, mientras que la pulsión de muerte sería el acto cultural destructor, reduciendo mucho. La pulsión de vida sería un acto espontáneo, mientras que uno racional requiere de una reflexión previa. Toda esta maraña de significaciones es difícil de entender debido a que unas palabras se entienden de una forma distinta en las teorías de científicos y filósofos, que en el lenguaje cotidiano. Para aclarar algo más: decir la verdad siempre no tiene por qué ser racional así como no mostrar compasión por un verdugo ser irracional. El arte no es racional ni irracional, el hecho de que no sepamos explicarlo no lo hace de uno u otro bando: el arte es percibido como hermoso, sobrecogedor, meloso, obsceno, rebuscado, todos los calificativos que queramos ¡pero estéticos o técnicos! Es así de sencillo: la idea puede ser buena pero la manera de decirlo torpe, la técnica exquisita o virtuosa, pero el corazón no palpita. ¿El arte entretiene y divierte? Sí, dónde está el problema: que acaba cansándote algo que no tiene corazón. El engaño más grande: el tiovivo: aparentemente tan hermoso y divertido, pero cuando estás sobre él piensas que la cosa va muy despacio, entonces te pasas a algo con más velocidad y te gusta el vértigo, pero odias el traquetreo… por eso el arte y nuestra mirada estética necesita de los clásicos bien entendidos, obras de arte universales que sean cada vez que recurrimos a ellas más sabrosas, despierten cosas que desconocíamos íbamos a sentir… pero después viene el sabio y nos dice que del arte sólo no se puede vivir, que hace falta amor…]

se duda por necesidad o por deseo, o incluso por imperativo categórico o no, por imperativo propio o ajeno... pero no con la intención de sentirse inseguro. 
¿Quién desea sentirse así? Sin embargo, uno puede ser consciente de su inseguridad: un mal trago: angustia. La consciencia y la comprensión de esto (haciendo introvisión), es lo mismo que la consciencia de cualquier desgracia o hecho dramático en nuestras vidas: angustia de nuevo. En el mundo en que vivimos casi debe ser obligatorio sentirse así: la angustia bien canalizada (la no canalizada nos enferma y la mal canalizada nos hace esclavos de este sistema de opresión y represión) nos hace responsables, en tanto que estímulo físico de esa consciencia horrible, terrible; en tanto estímulo físico potencialmente empático (de otro modo la resolución colectiva o grupal de la angustia genera o es potencialmente simpática, afectiva... el amor y el sexo, la necesidad de alegría surgen con naturalidad)


dudar, pensar, razonar, conocer, comprender
son cosas que nos aúnan en el largo trayecto
de "una libertad más libre" que no sea meramente la del pensamiento y la expresión verbal (si es que esto es totalmente universal, cosa que yo dudo)

Marx defendía el derecho e incluso, en ocasiones, el deber de dudar de casi cualquier cosa

VELÁZQUEZ NO PUEDES SER TÚ



El cuadro no tan conocido de Velásquez Las meninas es un puzzle donde su autor ha ido encajando las piezas de modo magistral. Se podría decir que es un cuadro donde predomina la composición por encima de otros elementos que permitan analizarlo, seguido de la luz y la perspectiva o plano (parejos estos dos elementos) y continuando por el trazo, pincelada y/o dibujo y el color.

El protagonismo de Velásquez es total. Hasta tal punto que podríamos decir que él es el protagonista por encima de los propios reyes y de las meninas –no hace justicia el nombre del lienzo- y el perro. El espectador ocupa el lugar que debieran poseer los reyes, pero de forma un tanto retorcida, hasta tal punto que, como me gustaría ser capaz de demostrar, no es sólo que la distancia “ideal” (esto es bastante subjetivo), para observar el cuadro es exactamente la distancia que marcaría el cálculo de medir el borde inferior del cuadro hasta el espejo donde salen difuminados los reyes, o los “supuestos” reyes. Digo supuestos porque lo que les trata de decir Velásquez a sus majestades con este óleo – y Diego era muy consciente del poder que tenía sobre ellos por lo menos desde su segunda estancia en Italia- es que no sólo se merecía la cruz de la orden de Santiago, sino que, además, estaba, de alguna forma, por encima de ellos en cuanto a importancia: tenía el poder de inmortalizarlos para siempre, pero no lo hizo en esa ocasión o lo hizo en un espejo, al fondo de la sala con los reyes difuminados en un espejo y, por ende, diciéndole al espectador que él es los reyes y que los reyes son Velásquez y que –si seguimos con el juego de espejos- Velázquez no puedes ser tú, porque el estaba destinado, mirándote a la cara como si fueses un rey o una reina, a pasar a la Historia con el cuadro más intelectual que yo –modesta persona- he visto en mi vida.

Pero hay más: si uno coge cada elemento como Diego urde la trampa en que muy pocos caen y es pensar que este cuadro –también llamado La familia real- es fruto de una situación única y espontánea. Hablo del señor que aparece por la puerta, en la parte superior derecha del lienzo que, por apariencia al menos, uno diría que sorprende a la familia y al propio pintor en el hecho mismo que narra el cuadro. Y es que esta obra de arte es la historia de un deseo: el deseo de Velásquez y el deseo un tanto megalomaníaco que hay en todo artista. Y probablemente se trate de una venganza a los reyes de la cual se salvan las meninas y el perro. Aunque es probable que Diego imaginara el cuadro sin estos elementos previamente, hasta tal punto que de no ser por el perro -¡dan ganas de acariciarlo!- se podría decir que forman parte del decorado.

El perro es sin duda la parte más humana del lienzo, pero hasta de esto uno puede sospechar. ¿Qué pinta un perro en plena gestación de una pintura de grandes dimensiones? Da qué pensar el hecho de que el trazo y la pincelada en el perro sean -¡ahí sí!- tan espontáneas. Por favor si alguien conoce la raza de este dulce perrito póngase en contacto con la revista El tábano.

Más cosas: puede que la luz real de la instancia no diera para más, pero, si se trata de un puzzle donde prima la composición por encima de todos los demás elementos… precisamente por eso, ¿por qué aparecen tan oscuros los cuadros de la sala?, ¿eso es lo que pensaba Velásquez de las pinturas que coleccionaban los reyes?, ¿se mofaba o se apenaba del gusto pictórico de sus majestades? Por si fuera poco los lienzos que aparecen al fondo otorgando profundidad son de un pintor muy admirado por él…


¿TE RETRATÓ?

Velásquez te mira
y te invita a reflexionar
sobre la condición
de quien vive a pedir de color
y no escurre el lienzo.
Todo está dispuesto
para que te sorprenda
algún turista
fotografiando por sorpresa
la escena en la que le miras
con ojos sumisos
y te sacudes la luz,
esperando fundirte
con la sala,
tratando con inclinada postura
de averiguar si a quien
realmente está pintando
es a ti.

sábado, 15 de diciembre de 2012

ENDURÉCEME LOS ANILLOS

que vuelvo, realidad
y si es cierto que tengo ¿miedo?
dulzura no permitas
que el carcelero eche la cerradura
pues en este negocio
se teje la peor tela
¡vagabundeame las oscuridades!
hoy, raza de lapones que en mí
destellan
y cuando el etiope
reivindique su paso
corazones corred que el mundo se nos escapa

desfilan palabras libertarias
ideas vivas del Ché
¡afilad los sueños, pueblo!
que viene el padre encabritado
con su náusea de dictaduras
a degollarnos los sueños
cae la brasa del cigarro
aburridas ya de tanta lucha
cuando ¡Ave, César! Israel ataca
¿hebreos?, ¿arios?
rasgos que se exageran en las matanzas
de los esclavizados
¡Gracias nihilismo ambiguo!
¡madalenas de hipocresía!
cuando de nuevo cachorro de leon
quiere recoger lágrimas y morderlas
amablemente,
sin querer pensar en Manicomios:
¡agüita!: que viene el doctor a decirnos
resignación.

¡Ah sí!: voces
¡sí!: cosmos
¡sí!: ensimismamientos en que nos recreamos
con envidia o admiración
¡ah!: diálogos neuróticos y zaratustrianos
con uno mismo
¡ah!: palabras lanzadas a los sueños
y las almas que lo habitan
¡ah sí!: recontrajodiendas de las voces del médico,
que no se oye, su cuerpo hablar con placer
¡ah sí!: el médico no está en unión con el cosmos?
Pero lo rechaza incluso en sueños
y hablando en una soledad nada dichosa,
se cree el Buddha más misterioso y esclarecedor.
Y cuando se ensimisma, cuando nota
el abismo que hay en él
¡piensa qué sucio estoy o qué gran fürher!
¡ah recontrajodiendas de (in)cultura!
¡ah engaños de los que supieron!
¡ah venganzas! ¡ah sometimientos!
vamos a contar mentiras o no seremos humanos
dice el psiquiatra y frota el perrito al que llama Bademecum
y se acuerda de el puro que se lleva a la boca ¡grandísimo Freud!
(lo vio en una foto, era su "mejor yo mismo")

¡ah éter, como luz de voces que gravitas misteriosa
PARA TODOS!
¡ah dios!: ¿demasiadas voces para haberlas escuchado
"con esa falta de conciencia"?
¡ah diábolo!: demasiadas voces como para que NO
estén dentro de ti
¡oh sí!: muchas mentiras para retorcer verdades psiquiátricas
ciencia psiquiátrica parecer comenzar: 150 años vida
¿y mejor hacer?:
dignificar a veces situación enfermo
desmasificar histeria como secuestro
rectificar posiciones medicación ser insoportable,
ver tú no mejoras: ser zombie
rectificar verdaderas locuras psiquiátricas
¡hasta tal punto ser malo llamar "loquero"!
(parecido ser "matasanos")
Si psiquiatría rectificar tanto como para no ser Inquisición FUE

viernes, 14 de diciembre de 2012

PETER PAN SE FUMABA SU CIGARRITO

y se le veía tan feliz
jugando a ser mayor
y se le veía tan feliz
siendo famoso entre los niños
ya la nostalgia le atizaba
en noches de ventanas abiertas
ya le entrevistaran, haciéndole
las mismas preguntas de siempre
él se limitaba a encender su pitillo
y decía en voz alta:
"al mundo de nunca jamás
deberían ir todos esos dictadores y burócratas".

Callaba, y pensaba en UNA revolución innombrable,
incognoscible:
innenarrable.

WILHELM REICH ANTES DE SER ASESINADO

"Fui campesino, niño feliz: pequeño productor
sentí celos en mi familia, ´por` mi madre
psicoanalista innovador, didacta
antifascista convencido
buen organizador de la juventud
y de la comunista en particular
investigué la materia orgánica, la vida
pionero en el tratamiento del cáncer.
Me dijeron de todo
fui expulsado de aquí y de allá, de esto y de aquello
me casé sendas veces y tuve hijos
a los que amé y di una educación libre
de prejuicios sexuales y de ataduras ideológicas.
Cuando conseguí establecer cierta seguridad
en mi vida, habiendo resuelto muchas dudas
que había planteado la ciencia y
las distintas escuelas filosóficas
(de Marx a Bergson, principalmente)
me detuvieron y mandaron a prisión
mientras me mantenían incomunicado
e investigaban con mi cuerpo,...

el rumor, el conservadurismo,
una sociedad
en que no me había sentido del todo extraño
parecía olvidar algo que yo no me había encargado
de recordar del todo:
la muerte de un hombre, culpable o inocente
no solucionaba nada por sí misma:
el asesinato debía ser la excepción.
Yo, Wilhelm Reich, te digo, compañero de celda:
si logras salir de estos barrotes que nos encogen
cuenta a mi familia que morí con dignidad/sin dignidad
y guarda un buen recuerdo de mí:
has visto morir un hombre humilde, y otrora satisfecho.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

EN LA RIDICULEZ


Tengo ganas de caer en la ridiculez de Kollontai que lloraba durante Octubre y ante uno de sus posibles finales o como Ché Guevara en Bolivia, en una higuera de luz.

de caer como Camus ante ese sol que ofusca o como Sartre que veía con sus ojos bizcos la existencia en una angustia muy consciente y no sólo suya.

de caer como Wilhelm Reich ante el rumor y la caza de brujas, pestes emocionales… o como cualquier psiquiatrizado, alienado de su propia historia, sin voz muchas veces, sin voto todas ellas

de caer como todos esos jóvenes visionarios que se adelantaron a sus mayores, anclados en la maquinaria del sistema y en su propio accionar automático carente de reflexión

de caer como todas esas mujeres que llevan a cabo su propia liberación con sus pechos ahijados, con su dolor de parto y su goce, y de no entorpecer su camino como varón desde que ellas sangran, antes y después.

de caer como Bertol Brech que nunca rehuyó la búsqueda de placer y de la solución a las injusticias. Como Miguel Hernández retratado en la estrecha noche carcelaria

de caer como Karl Liebkneck que hablaba de un pacifismo socialista, del que se reían los diputados burgueses; o como un soldado del Ejército Popular Republicano.

de caer como todos los que han buscado en su nación la libertad para el proletariado, el fin de una explotación que tan bien describieron Marx y Engels, expatriados.

de caer como todo filósofo, como Gramsci y las paredes del mayo francés, en diatribas sobre el optimismo o el pesimismo, que sólo tienen solución en la más inmediata práctica, en la táctica y la estrategia

de caer quizás como un rapero o hombre de a pie que tiene que pisar la gran urbe y le han negado el contacto con el bosque, allá donde hay bosque, donde ha resistido al fuego

de caer como Neruda y otros genios que quisieron hacer de algo muy propio o vulgar un artefacto artístico; como Warhol, ante sus niñerías de colores, donde nunca fui retratado (oséa: bien)

de caer como Buddha en un silencio que lo diga todo

viernes, 16 de noviembre de 2012

NIÑOS HUÉRFANOS DE CÓRDOBA

Bajo el crepúsculo de los adioses
los niños se reúnen
y en hogueras claman
y también se aburren
de sus muertos y las estatuas
que brillan en una noche
donde la luna
calló a derramar
agua bendita
sobre sus cabezas,
y escupen lágrimas
cuando a lo lejos se ve el humo

de cadáveres

que no pudieron despedirse.
En revolución de bailes
cantan hogueras que aman niños
licores fuertes se vuelcan
y comen

cordero,
peces dan de alimento a la tierra:
gusanos que una vez fueron hombres.

Si esto es un humano
un demasiado o...
se le ha visto volar en desbandada

tras palabras dichosas,
que no oyeron ni la noche
ni esa ceniza que ahora cae
sobre Córdoba,
(lugar del silabario
centro sagrado también del niño,
donde callan las palomas
las fuentes reberberan
y lo que no se dijo
se graba en las paredes
derruidas de los templos).

Cuando la noche caiga cansada
sobre los ojos de los rondadores
las putas y los mendigos
un heroe habrá nacido a la espada
gastada, con brillo todavía
en que se vio el fin
(ensangrentando versículos
de las guerras santas de los hombres
-si es que esto...-).

En este Mediodía,
magnífico de escarcha y violetas
niños saludan la temprana hogaza
que les ofrece su señor
y desde lo alto de su mirada
semejándose Dios
les niega la edad, oscura o clara
de sus ojos.

En sus mejillas números
en sus dientes "por fin" malsanos:
pan.
Y en su pelo, la caricia de una madre que perdieron

sí, peregrinación sin casta
sí, viaje que dejamos a la eternidad
     ritual del que aprendió a no acostumbrarse
sí: en todo esto late una nueva palabra:
libertad
y al conocerla, ríe y cae de sus narices cosas así como lágrimas
lloran felices y de sus ojos cae así pan, bosques para perderse...

"Adiós crepúsculo de multitudes", dice el calé.
Y los niños de Córdoba, iluminando con farolas
pierden la vergüenza en silencio.
Y hay un padre que les protege de ese puñal
que la noche tienta y amenaza
y los deja ir cuando, por calles seguras
ese cristo del madero trae una estrella
esperanzadora y firme.

La noche tiene dos soles que en la fuente derraman lirios
¡y su luz es justa!...

¡ciudades, detenéos!
ante los niños verdaderos.

Largas escalinatas les llevan hasta su adoración
de alfombras
y montes elevados ¿en su imaginación?.
Si algún final se acerca ellos lo reúllen
y en estampida irónicos y lascivos
pasan por encima de jeques y madames...
entonces llegan los comerciantes
mulos, burros y camellos
hileras de aljahuares
en idílico paisaje ¡simiesco!

¡Protegéos! que quieren comprar a vuestras madres
y desnudaos
pues vuestra ropa que antaño fue pobre
ahora reluce y llama a dinero.
Os agazapáis escondidos...
¡barcos de carretera que vuelven vacíos!
y en la fundición
resuena el piqueteo de las imágenes de Velázquez

¡No crezcáis! Pues aún hay lugar para vuestro imperio,
que por la inercia se hundirá en la anarquía o la hermandad...

sábado, 10 de noviembre de 2012

DONDE NINGÚN NIÑO PUDO...

(es) la natural mística sangre viajando hasta el final
-magnificas trompetas suenan-
es la mística espontanea sangre
que corre hasta el final
                                     de tus ojos,
                                                        y suena
sangre que suena y se escarcha
que baja desde las nubes como barro
mística sangre de Asia, África olvidadas.
Sangre olvidada que se escarcha
                                                     en tus ojos
y me pregunta

padre, hemos llegado?

Y en el cielo las nubes se separan
formando un círculo para la guerrilla
y entonces son mis ojos, hijo: sangre.
Y todo el amor del mundo no puede.

Padre, por qué tanto padecen los hombres
hasta el final de sus días?
Y manos son arena resbalando por tus ojos.

Y tus ojos, sangre que amamanté.

Papá, por qué ideas fuertes no sirven
van como arena escurriéndose y...?

Arcilla.

Arcilla, que no hay dios pero el cielo se abre
y mamá ojos tristes llora

madre
tu hijo
la tierra

las colmenas, el seco suelo
y la selva.

A-mares de guerrilla también cuando los poetas se reúnen.
Y cantan,
                revoluciones triunfantes y derrotadas.
Y el campesino aquel que tú preguntabas cómo...
pues también llora.

yo no sé si alma o cadáver
o sueño intacto de acariciarte el pelo.
La guerrilla te llora.

Entonces, papá, por qué no correr todos
juntar pedacitos de comida
de afecto
de recuerdos que bailen en el fuego alegremente?
-las trompetas chirrian:
enronquecen barro de sangre que tu mi niño ser.

 Que tú mi niño no ser
¿No ser más que barro o sangre?
Ah: sí: tú lluvia fresca
que tocando el mundo: arcilla
también prometías un Dios para los hombres.
Sí: tú ser niño también.

Mística sangre fluyendo hasta el final

Entonces, mi niño de guerrilla
tú estar muerto no vivir
siquiera en palabritas de pensamientos venir?
(yo: tacatac)

tú sólo ser sangre: cuerpo derrotado:
bala perdida sobre el universo?

tú pretender decirme a mí que cárcel de melancolía
no ser buena?
(yo demasiado tacatac)

no me dejes solitario con tu recuerdo noche-selva
ven, ven conmigo...

la arena viene y el viento la arrastra
no quiero ser enamorado polvo que somos
volveré?

La tierra se agrieta
mis ojos sangre de tu madre
arena lloran de un cielo abierto.

La tierra es fuego donde los poetas se reúnen.
Ven.

Ven conmigo a tralararles su mezquindad
guíame: estrecho sendero que llega a tus ojos
con manitas despiertas acójeme
en mi miope amor, corazón de espuma sangrante,
                                                                               corazoncito
que en noche ésta empuñas fusil con cabeza.

Parlanchín que bebes agua
del cuenco amable de la selva
te enamorarás otra vez?
prudentemente?
serás salvaje en el descanso?

humildemente tararean en los senderos
canciones de cuna o revolución: tus ojos

guíame entonces a tus visiones
donde la arcilla es blanca como la nube
en los ojos de un camarada.

descanso? Para ti
oir la selva
el aguacero
la gota última en el viaje eterno hasta Dios?
-mi ideal derrumbado-
suena o no suena
con voz humana en cada uno
-mi ideal derrumbado en el eterno viaje hasta ti?-

¡Trompetas! ¡sonad magníficas!
pues incluso Eros, la fuerza del amor griego
resuena en cada hoja de la selva
donde a veces se oye un disparo...