sábado, 15 de febrero de 2014

NIÑOS Y BANDERA ROJA


1º Querría escrabir pero las putronas no mendejan dormir, choy nene paqueño y me muelo por exiltir de veldad en chenos y chanos de mamita nenita. Cual si fuela el hhepaggueti fugal del perraco macaco. Pol trambía mancuentlo con tavarich y fago panfletas de todas las tetas. Frugal como el viento hago manquerrir al mach (oh) desanimudo del paltío. Si tu corazón e ta ya po que to etaye. Coños y luciérnagas cuando mas amigos perden dusua feliçidá o verganidad yo manpotro del Empurdá, sitio más sagrao que templo de viscaino… ¡lo que le cuestaba al Cojote era liberrsé se Kublick. Man que sina era mu onita peros no despuntaba sino en el haba. Cando las ostias venen du norte has que esperar a la chupirritaina don viscosa. Xo no entiendiendo sólo de jugás con cogote ni cipote e encaramo do pinxo-verbal que buesos llaman lapsa. Glan, de marca de cosmetícos pan tragao en pastisolas, por ende calvaete a léstaqueta aixina damatinada una purtada y ossssties de rey mes llechu. Eeeeh tú ninito traveisu, sho sol malvadate o banete… Chan malvadete o bulote que nain perdío soa cachito de trosito da vía. Gossa gossa que mienfás sofrir ¡chola! ¡chola! ¡chorrrrraaaaaaaa! Fack beat childlen que temblé buesa en sirio mán que romano, almita, que tiemble pacher cogollados plantaita de ca risa. M´ antendío sua volada alma, d´una purtada tota la vida en puñito, de será bala será, puñito d´antre ojos. Cojotillo de la menada. Non celebro intifadas porque no haya hadas en mueltitos. Niños ¡Niiiiiiños! Volad cabecidas de caxirulo, monitos que vendéis lana d´estraperlo pa cuasa familia… chi ,chi, chi… volad de aideas, volad de mi que choy jodío y cabechita de lágrimas flojas, rosses, cal de mihanto, son tanta tinta tonta pa mandecir lo malo y chechir poco obueno

Nunca mais escriturar, cuando o fantasia se rebele téntica. Sho marrecuerdo cuando o patrullaba mar de costado Lorca, cain si na lo que nos perdimos, Abel. Chin guneado por mamita nenita, fau pussibla l´espaguetti perpatuo. Chin agua chin lú y chin navidá coluqueamos a paleticus polítucus, subespecie mediterránea do dicen cumençu dan sivilización que-en-ende fal pasal tuo lo que parlamos d´anjustia… Ossstia ya, quillo tas tas pasando con tus-tus….

Pa envencé la obsecasió du manta fa caminar tempu. Aquellos esmirriaetes que juanetes no faian justicia. Asss de luego wichout fuego-faia, non alcanzaremos las puertitas de la creasió. Nonecombiente palensar tanto y encabritarse duosea terra-tierra mmmmammaa que padrino nos a salío el del cogote. Pasiensia con l´adulterio que se va de rato… terreta, la teta de la castañeta das? Cultivo? Si foseu una mica indios o mes macu-mucus, senagafaríen les osties de los más caquete-empotraos du mundo oh fadu ¡du mundo!

Claquería clareir que sen diferente los chauchau-empotraus, man que pierdan allá allá por la cordillera…

2º Soy un truán un señor lalalalé vivo de explotar lalalalá que veréis como os jodeis lararará os vais a llevar dos buenas ostias proletarias lararará. Porque la Seat es nuestra y Evtushenco también lararará yo también lloro besando la bandera roja ¿lararara?
He aquí la trascendental pregunta del muchacho. Verdad que pasáis de él mis queridos niños
Todo por querer hacer llorar de rabia y que vuestros hijitos, los del futuro , claro está, puedan llorar al tiempo que levantan el puño

Si no fuera por este escalofrío…

Bandera roja, aun cuando no te tenga, aun cuando lleves estrella o seas mitad negra, aun cuando el italiano no te cante. Yo te lloro pensando en no llorarte así, yo golpeo el puño en la mesa sin tanto nudillo –por suerte no tengo que dar ninguna orden, no tengo que dar directrices-, yo golpeo el puño en la mesa cuando trato de pensar en no golpear a una persona… pero nada de esto funciona si se piensa, demasiado, demasiado pensarte bandera roja. Que tuyo sea el obrero y del obrero tu color, mitad negro, con estrella o sin ella, con hoz y martillo o sin ninguna de los dos –ya saben- que seamos todo uno y la sangre no empañe tu color y la sangre acompañe, para que no se derrame más sangre. Que no tenga que dar órdenes que no partan de ti, que no tenga que obedecer órdenes que no partan de mí. Tú me disciplinas, bandera roja. Hoy como mañana te recordaremos triste y felizmente más coreana. Te recordaremos cuando no haga falta empuñarla en la pelea. Te recordaremos: coreana, única: feliz.

Al pueblo coreano –del Norte y del Sur- en la muerte de un líder: Kim Jong-Il