lunes, 5 de noviembre de 2012

ASÍ PARA QUE BESES


en mi glande un corazón rosado
que eleva plegarias de pagano amor
y desengaño
más abajo la música que te eleva
cuando con la lluvia más pesada
de mi blanquecino amor
y desengaño
te muestra la dulzura y la confirmación
de esta estrella danzarina
que pongo en ti mientras parpadeo
y me arrastras entonces dos frutas
a tu cuerpo entero de árbol
donde una serpiente aguarda delación
y serpenteando por tus senos
sin que yo pueda verla te amenaza
con la tortura de su veneno.
Miro entonces a ese cielo
donde flotamos tranquilos
y no sé decir si es un sueño
algo que ocurrió, tu destino o tu metáfora.

Así para que beses la frente del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario