sábado, 22 de diciembre de 2012

PROTEGER A LA POESÍA

Debemos protegernos del nazifascismo
pero debemos proteger también a la poesía
de la vulgaridad



La vulgaridad es un libro cerrado, un rito pesado,
un repetitivo aviso de la decadencia y el antigozo.
Su contrario no es el dandynismo ni el comunismo.
Sino la singularidad, la originalidad, la autenticidad
y la genuinidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario